Idioma
Moneda

Cómo cuidar tus zapatos diabéticos

En primer lugar, agradecerte tu decisión de adquirir nuestros productos. A continuación, te recomendamos una serie de consejos, para que el mantenimiento del calzado te proporcione un largo rendimiento.

  • Cuando compres unos zapatos ten en cuenta el uso al que van a ir destinados.
  • Al elegir la talla, comprueba que es la adecuada para tu pie. Asegúrate que no sientes ninguna molestia ni opresión al caminar.
  • Si escoges la talla o el modelo de zapato inadecuado, es posible la deformación o rotura del interior o exterior del mismo.
  • Empleamos pieles naturales y textiles de alta calidad que, por su suavidad, proporcionan una excelente comodidad de uso.
  • Es posible que el exterior tenga irregularidades de tono de color, esto es normal en los zapatos con materiales naturales, como la piel, pues ello demuestra su autenticidad, por lo que no es un defecto.

Condiciones de uso:

  1. Para ponerse los zapatos usa calzador. No poner ni quitar el zapato deformando el talón.
  2. Recuerda, que este tipo de calzado no es recomendable para su uso en días de lluvia, ya que no son impermeables y por tanto pueden producirse filtraciones.
  3. Recomendamos no usar los mismos zapatos durante un tiempo prolongado para que evapore la sudoración natural del pie. Si dicha sudoración es excesiva, puede producir manchas y agrietamiento en la piel. Esto no es un defecto del zapato.
  4. No lavar estos zapatos ni a mano ni en lavadora, no son aptos para ello.
  5. En el caso de que se mojen, no los acerques a ninguna fuente de calor, introdúceles papel absorbente y déjalos secar a temperatura ambiente.
  6. Evita golpes, rozaduras o cualquier tipo de maltrato que puedan provocar roturas en la piel, forro, pisos, etc…
Cuidado zapatos

Cuidado según el material:

  • Calzado de piel: Use cremas especiales para este tipo de calzado. Poner una crema para que mantenga su suavidad y elasticidad, tenga en cuenta que la piel se reseca y corre el riesgo de agrietarse.
  • Calzado de pelo en la parte exterior: limpiar con un cepillo de goma. Para quitar manchas de grasa hay que usar quitamanchas. Para mejorar el aspecto del zapato use tinte según el color y material del mismo..
  • Calzado de charol: limpiar con un trapo húmedo y después secar. El charol no soporta temperaturas muy bajas pues se agrieta y se rompe.
  • Calzado de ante o nobuck: Cepíllelo cuidadosamente.
  • Calzado de textil: limpiar con un trapo húmedo y después secar.

La vida útil del calzado depende de su cuidado. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *